Tarjeta verde basada en la familia

Resumen general

Todos los días, miles de personas ingresan a EE.UU. desde otros países.  Algunos regresan a sus hogares tras haber estado ausentes. Algunos vienen a visitar familiares, de vacaciones, para trabajar, o se mudan de manera definitiva a EE.UU. Sea cual sea el motivo, toda persona que ingrese a EE.UU. debe contar con los documentos necesarios para probar que tiene derecho legal a ingresar en el país. Muchas personas tienen permitido permanecer en EE.UU. solo durante un período limitado y para un propósito específico. Por ejemplo, una persona que esté de vacaciones en EE.UU. solo tendrá permitido permanecer durante unas pocas semanas para realizar actividades turísticas. Esta clase de visitante no tendrá permitido trabajar en EE.UU. Algunas personas pueden tener permitida la estancia durante unos pocos años por vez para trabajar, pero se los restringiría a un determinado empleador.  Esta clase de personas que viajan a EE.UU. son denominados no inmigrantes. Tienen permitido permanecer en EE.UU. durante un tiempo limitado y por motivos limitados.

Nota importante: Los no inmigrantes tienen permitido permanecer en EE.UU. durante un período establecido y con un propósito limitado, que se determinan por el tipo de visa de no inmigrante que se les haya otorgado.

Otras personas que viajan a EE.UU. tienen permitido vivir y trabajar en EE.UU. sin restricciones. A estas personas se las denomina inmigrantes. Tienen permitido permanecer en EE.UU. durante una cantidad de tiempo ilimitada y pueden participar en cualquier actividad legal, incluido el trabajo y el estudio.

Nota importante: Los inmigrantes tienen permitido permanecer en el país durante una cantidad de tiempo ilimitada y pueden participar en cualquier actividad legal.

Por lo tanto, a pesar de que en la cultura popular describamos a todos los visitantes extranjeros que viajan a EE.UU. como “inmigrantes”, técnicamente la mayoría de los ciudadanos extranjeros que ingresan a EE.UU. cada año son “no inmigrantes”.  Nos reservamos la palabra “inmigrante” solo para la cantidad selecta de ciudadanos extranjeros a los que se les otorgó el derecho a vivir y trabajar en EE.UU. de manera permanente. Toda persona que es legalmente admitida en EE.UU., ya sea como inmigrante o no inmigrante, debe mostrar una visa válida antes de que se le permita el ingreso en el país. La visa es como un pase. Los no inmigrantes reciben visas de no inmigrante, o pases, que les permiten permanecer en EE.UU. durante un período establecido y para un propósito establecido.

Los inmigrantes ingresan a EE.UU. con una visa de inmigrante, o un pase, que les permite permanecer en el país durante el tiempo que deseen. A un inmigrante que ingresó a EE.UU. se le otorga una tarjeta de registro de extranjero o tarjeta verde. La tarjeta verde es la documentación en la que consta que se otorgó al inmigrante la residencia permanente en EE.UU. El término “tarjeta verde” proviene de las ediciones anteriores de la tarjeta cuyo color era verde claro. Las “tarjetas verdes” actuales son de color rosa o celeste.  La persona a la que se le otorgó la tarjeta verde es denominada residente permanente legal.

Nota importante: La tarjeta verde le permite a una persona vivir y trabajar en EE.UU. sin ninguna restricción de tiempo.

La tarjeta verde puede otorgarse a personas que han ingresado a EE.UU. con una visa de inmigrante. Pero también puede otorgarse a personas que ya se encuentren legalmente en EE.UU. Existen varias opciones diferentes para solicitar una tarjeta verde estando en EE.UU. o en otro país. Independientemente del método que se utilice para obtener una tarjeta verde, el resultado final es el mismo. Los residentes permanentes legales tienen permitido vivir en EE.UU. por un período ilimitado, trabajar en algún puesto para el que estén calificados, estudiar en alguna institución educativa que los admita, visitar cualquier lugar de EE.UU. y participar en muchas otras actividades.

Nota importante: Existen muchas maneras diferentes de obtener una tarjeta verde, pero no importa el método que se use, cada residente permanente legal tiene el derecho ilimitado de vivir en EE.UU. durante un período ilimitado y de realizar cualquier actividad legal que deseen.

Existen muchas maneras en las que una persona puede obtener la condición de residente permanente. Las dos maneras más comunes son a través del empleo o del patrocinio familiar. En esta guía se tratará el proceso de solicitud de la tarjeta verde basada en la familia. La solicitud de tarjeta verde basada en la familia se presenta sobre la base de lazos familiares

cercanos entre el solicitante y un patrocinador ciudadano estadounidense o residente permanente.  Un lazo familiar cercano es el padre o la madre, el cónyuge, el hijo o hija, el hermano o hermana. El Congreso prioriza los grupos de solicitantes elegibles sobre la base del tipo de relación familiar (padre o madre, cónyuge, hijo o hija, hermano o hermana) y el tipo de patrocinador (ciudadano estadounidense o residente permanente). Por ejemplo, el cónyuge de un ciudadano estadounidense tiene mayor prioridad que la hermana o hermano de un residente permanente. Generalmente, los solicitantes que tienen mayor prioridad tienen un menor tiempo de espera para la tarjeta verde. Los diferentes niveles de prioridad, llamados categorías de preferencia, se detallan en el Capítulo 2.

Como con muchos otros tipos de solicitudes de inmigración, el Congreso también ha determinado un cupo (límite) en la cantidad de tarjetas verdes basadas en la familia que pueden otorgarse cada año. La excepción a este límite son las solicitudes por parte de parientes directos de ciudadanos estadounidenses. Los parientes directos de ciudadanos estadounidenses incluyen a los padres, el cónyuge y los hijos solteros menores de 21 años. Esto significa que cada año pueden otorgarse tarjetas verdes a una cantidad ilimitada de parientes directos de ciudadanos estadounidenses.

Aprende sobre los “parientes directos”

La clasificación de “pariente directo” es muy conveniente debido a que los parientes directos no tienen que esperar hasta que haya un número de visa disponible antes de poder solicitar la tarjeta verde. Esto es importante ya que los familiares que no califican como parientes directos deben esperar años antes de calificar para solicitar una tarjeta verde.

Para calificar como pariente inmediato, deben cumplirse dos condiciones: (1) El patrocinador debe ser ciudadano estadounidense. No existe tal cosa como pariente directo de un residente permanente legal; y (2) El solicitante debe estar relacionado con el ciudadano patrocinador como padre o madre, cónyuge o hijo soltero menor de 21 años.

Todos los familiares que no califiquen como parientes directos deben esperar un número de tarjeta verde. Cada año, hay disponible una nueva cantidad de números de tarjeta verde. En algunas situaciones, cualquier número que haya quedado del año anterior puede “prorrogarse” y agregarse a los números del nuevo año. El Congreso también puede promulgar nuevas leyes que cambien la cantidad total de tarjetas verdes disponibles cada año o cómo se reparten las cantidades. Lo que es importante recordar es que existe una cantidad limitada de tarjetas verdes disponibles cada año. Esto puede hacer que el período de espera de la aprobación sea más largo.

En general, los tiempos de espera para la tarjeta verde basada en la familia pueden variar mucho, desde 2 años hasta más de 10 años, según la categoría de preferencia de la solicitud.

Nota importante: Existe un límite en la cantidad de tarjetas verdes basadas en la familia que pueden otorgarse cada año. Según la cantidad de solicitudes que se reciban cada año, el período de espera puede variar de año a año.

El proceso para la obtención de una tarjeta verde basada en la familia consiste en dos pasos: el patrocinador ciudadano estadounidense o residente permanente debe presentar primero el Formulario I-130: Solicitud para Pariente Extranjero. Una vez que se apruebe esta petición preliminar, el familiar extranjero podrá solicitar la tarjeta verde. El proceso para realizar esta solicitud dependerá de si el solicitante vive actualmente en EE.UU o en un país extranjero.

Nota importante: El proceso para la obtención de la tarjeta verde basada en la familia consiste en dos pasos: una petición de visa de inmigrante preliminar que presenta el patrocinador ciudadano estadounidense o residente permanente, y una solicitud de tarjeta verde que presenta el familiar extranjero.

La solicitud de visa de inmigrante presentada mediante el Formulario I-130 se usa para demostrar la relación cercana entre el patrocinador estadounidense y el ciudadano extranjero que la solicita. Esta petición es presentada por el patrocinador estadounidense en el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) si el patrocinador vive actualmente en EE.UU., o en el Consulado de EE.UU. más cercano si el patrocinador reside fuera de EE.UU.

Una vez que el USCIS haya determinado que existe una relación familiar adecuada, el familiar extranjero será responsable de presentar la solicitud de la tarjeta verde. El método de presentación de la solicitud de la tarjeta verde dependerá de si el solicitante vive actualmente en EE.UU. o en un país extranjero.

El día en el que se presenta la petición de visa de inmigrante para un familiar es la “fecha de prioridad” de la solicitud. La fecha de prioridad básicamente establece el lugar del solicitante en la fila para la tarjeta verde. Es similar a sacar un número en una tienda y esperar a que llamen ese número. Antes de que llamen su número, el solicitante debe esperar a que se atienda primero a todas las personas que llegaron antes. La fecha de prioridad es como el número. El solicitante de la tarjeta verde recibe el número, la fecha de prioridad, y debe esperar a que se procesen primero todas las solicitudes anteriores. Incluso si la petición de visa de inmigrante de un solicitante se aprueba,

la solicitud de la tarjeta verde no puede presentarse hasta que la fecha de prioridad sea actual. En otras palabras, los solicitantes que no sean parientes directos no pueden presentar automáticamente la solicitud de la tarjeta verde con el motivo de tener un Formulario I-130: Solicitud de Inmigrante aprobado. Estos solicitantes deberán esperar hasta que el Gobierno de EE.UU. llame el número del solicitante o la fecha de prioridad. A este evento se lo denomina como la fecha de prioridad “que se convierte en actual”.

Nota importante: Para presentar una solicitud de tarjeta verde, el solicitante ciudadano extranjero debe tener una solicitud I-130 aprobada o presentada Y una fecha de prioridad actual.  La fecha de prioridad es la fecha en la que se presentó por primera vez la solicitud I-130.

Todos los meses, el Departamento de Estado (DOS) publica un informe de disponibilidad de visas llamado “Boletín de visas”. El Boletín de visas incluye las fechas límite para las solicitudes de la tarjeta verde basada en la familia y basada en el empleo. Si la fecha de prioridad de un solicitante es la misma o anterior a la fecha límite para su país de nacimiento y categoría de solicitud, el solicitante es elegible para presentar la solicitud de la tarjeta verde.

Aprende sobre las “fechas de prioridad”

¿Qué es una fecha de prioridad?

En los casos de solicitudes basadas en la familia, la “fecha de prioridad” es la fecha en la que un patrocinador presenta un Formulario I-130: Solicitud de Inmigrante en representación de un familiar extranjero.

¿Qué significa que una fecha de prioridad sea “actual”?

Si una fecha de prioridad es “actual”, significa que existe una “vacante de visa” disponible para el familiar extranjero. Los familiares extranjeros con fechas de prioridad actuales pueden proceder para solicitar una visa de inmigrante (si están fuera de EE.UU.) o ajustar la condición (si están en EE.UU.).

El costo de la tarjeta verde basada en la familia variará si la solicitud final se presenta en EE.UU. o fuera de EE.UU., pero las tarifas actualmente varían desde $ 1000 hasta $ 1500. Estas son tarifas de presentación solamente y no incluyen el costo de los exámenes médicos, de las fotografías o de los viajes necesarios para las entrevistas de la visa. Los tiempos de procesamiento también variarán de acuerdo al tipo de relación entre el patrocinador de EE.UU. y el solicitante. Este tema se describe más detalladamente en el Capítulo 2. Una vez que se haya aprobado una solicitud de tarjeta verde, esta tendrá una validez de 10 años.

Cuando una tarjeta verde expira, la condición legal del residente permanente no se elimina. Los residentes permanentes legales tienen la libertad de vivir y trabajar en EE.UU. sin límite de tiempo. Poco antes del vencimiento de la tarjeta verde, el residente permanente legal debe solicitar la renovación de la tarjeta verde o tomar medidas para obtener la ciudadanía estadounidense. Esto y otros asuntos posteriores a la aprobación de la tarjeta verde se analizan en el Capítulo 5.

Otras opciones para obtener la condición de residente permanente

Una persona puede ser elegible para obtener la tarjeta verde de EE.UU. de más de una manera. Cada solicitante deberá investigar los riesgos y los beneficios de cada tipo de método y elegir el que mejor se adapte a su situación en particular.

Tarjeta verde basada en el empleo

Los empleadores estadounidenses pueden patrocinar a sus empleados ciudadanos extranjeros para que obtengan la tarjeta verde de EE.UU. El proceso habitual consta de 3 pasos. El primero es la presentación de la solicitud de certificación laboral en el Departamento del Trabajo (DOL). Esta solicitud con frecuencia se denomina solicitud PERM.

El proceso de la solicitud PERM requiere que los empleadores estadounidenses evalúen el mercado laboral de EE.UU. para garantizar que no haya actualmente trabajadores estadounidenses calificados, capaces y disponibles para el trabajo. En otras palabras, los empleadores deben publicar anuncios en los periódicos o en Internet y utilizar otros medios para buscar trabajadores. Si se encuentra un trabajador estadounidense calificado para el trabajo a través de este proceso, no podrá presentarse la solicitud PERM. Esto es más complicado en momentos de dificultades económicas debido a que los índices de desempleo más altos implican que hay más personas disponibles para trabajar.

La actividad de reclutamiento para las solicitudes PERM tiene una validez de 6 meses solamente. Después de 6 meses, el empleador debe publicar nuevos anuncios si la empresa aún desea intentar obtener una solicitud PERM. Según la economía actual, es posible que el empleador pase por múltiples ciclos de reclutamiento antes de que pueda presentar una solicitud PERM. El tiempo, el esfuerzo y el costo importante que requiere el proceso de la solicitud PERM pueden desalentar a algunos empleadores a la hora de intentar esta opción para sus empleados extranjeros. Esto puede ser especialmente cierto en el caso de pequeñas empresas con recursos limitados debido a que el empleado extranjero no puede pagar ninguna de las tarifas de la solicitud PERM.

Una vez que el empleador logre certificar que no puede encontrar trabajadores estadounidenses calificados, podrá presentar la solicitud PERM en el DOL. Una vez que el DOL la aprueba, la solicitud PERM es una certificación de que existe una oferta de trabajo real con el empleador estadounidense.

El segundo paso para obtener una tarjeta verde patrocinada por un empleador es la Petición de Visa de Inmigrante I-140. Esta petición confirma la intención del empleador estadounidense de contratar al empleado ciudadano extranjero de manera regular y por tiempo completo. Esta petición también documenta las cualificaciones del empleado extranjero según sean necesarias para el puesto específico.

El último paso de la solicitud de la tarjeta verde basada en el empleo es el ajuste de condición (si el solicitante vive actualmente en EE.UU.) o el procesamiento consular (si el solicitante solicitará una tarjeta verde en un Consulado de EE.UU. en el extranjero).

El tiempo de procesamiento de una tarjeta verde basada en el empleo variará enormemente según el tiempo de procesamiento actual con cada una de las agencias gubernamentales involucradas, el país de nacimiento del empleado extranjero y factores que varían con cada empleador en particular. La tarjeta verde basada en el empleo puede demorar 2 años como mínimo o 10 años o más como máximo para procesarse de principio a fin. La mayor parte del tiempo se pasa a la espera de que la fecha de prioridad del empleado se convierta en actual para presentar el último paso del proceso. Además, debido a la vasta labor y a los altos costos involucrados en la obtención de la tarjeta verde patrocinada por el empleador, algunas empresas probablemente no ofrezcan este beneficio a sus empleados extranjeros. Esto sucede especialmente si el empleado puede ser elegible para obtener la tarjeta verde a través de otro método, como el que está basado en la familia.

Tarjeta verde por Lotería de Visas de Diversidad

Los ciudadanos extranjeros que no tengan un empleador estadounidense o lazos familiares cercanos en EE.UU. pueden solicitar la tarjeta verde a través del Programa de Lotería de Visas de Diversidad. Actualmente, hay 50.000 visas disponibles con este programa cada año. Para ser elegible para la Lotería de Visas de Diversidad, el solicitante debe ser ciudadano de un país extranjero de baja admisión y tener como mínimo formación de nivel secundario o dos años de experiencia en un puesto especializado. Los países extranjeros de baja admisión son países que no tienen muchos solicitantes inmigrantes para EE.UU.

La lista de países elegibles para participar en la Lotería de Visas de Diversidad cambia todos los años. En las instrucciones de la lotería se especificará qué países son elegibles para participar en un año en particular. Un puesto especializado es un trabajo que requiere como mínimo dos años de capacitación o de experiencia.

Las solicitudes de la Lotería de Visas de Diversidad se presentan de manera electrónica durante un período específico. Generalmente, el período de aceptación de las solicitudes es durante los meses de octubre a noviembre de cada año. Luego, los solicitantes son seleccionados al azar para cada una de las 50.000 visas. Los ganadores de la lotería reciben una carta de notificación con instrucciones de la solicitud de visa. Por lo general, estas cartas se envían entre mayo y julio de cada año. Los solicitantes que no son seleccionados no reciben la notificación, pero pueden verificar el estado de su solicitud en línea.

Debido a que se puede determinar que algunos ganadores de la lotería de visas de diversidad no son elegibles para las tarjetas verdes más adelante en el proceso, el Gobierno selecciona 100.000 solicitantes generalmente. Esta mayor cantidad garantiza que cada una de las 50.000 visas disponibles se utilice cada año. Pero también significa que los ganadores de la lotería deben actuar rápidamente una vez notificados para asegurarse de que se les otorgue la visa. La selección en la lotería no garantiza que se otorgue una visa o que se apruebe la solicitud de la tarjeta verde.

Peticionarios por cuenta propia

El cónyuge de un ciudadano estadounidense fallecido y el cónyuge víctima de abuso de un ciudadano estadounidense o residente permanente pueden solicitar la tarjeta verde sin el patrocinio del cónyuge ciudadano estadounidense o residente permanente. Si el solicitante califica para una de estas categorías, los pasos involucrados son los mismos que se describen en esta guía. El solicitante presenta una petición de visa de inmigrante.  Una vez que la petición de visa de inmigrante se haya aprobado, podrá presentarse la solicitud de la tarjeta verde.