Obtención de la ciudadanía a través de la naturalización

Resumen general

Todos los días, miles de personas ingresan a EE.UU. desde otros países.  Algunas personas vienen solo por un período temporal.  Otros esperan permanecer más tiempo y hacer de EE.UU. su hogar.

La mayoría de las personas conoce lo que es una tarjeta verde. Pero, ¿qué sucede después de que una persona obtiene una tarjeta verde?  ¿El proceso de inmigración de esa persona finaliza?  ¿Hay algo más después de la tarjeta verde?

Quizás el proceso de inmigración finalizó porque así lo decidió la persona beneficiaria. Sí, hay más después de la tarjeta verde; se llama ciudadanía.  ¿Qué es la ciudadanía?  ¿Qué significa ser ciudadano?  ¿Qué se necesita para ser ciudadano?  ¿Cómo solicita una persona la ciudadanía?  En este libro se explorarán algunas de estas preguntas y más.

Nota importante: Por lo general, las personas piensan que la idea de tener la condición de residencia permanente es lo mismo que solicitar la ciudadanía estadounidense. No obstante, en la práctica, ambos conceptos son muy diferentes. Los ciudadanos extranjeros reciben el derecho de permanecer en EE.UU. de manera permanente cuando se les otorga una tarjeta verde. Solo después de que el solicitante haya adquirido la tarjeta verde y haya cumplido otras condiciones se convertirá en elegible para solicitar la ciudadanía.

¿Qué es la ciudadanía?

Más que ser residente de un país, ser ciudadano exige lealtad y fidelidad hacia ese país.  También ofrece más derechos y privilegios, como el derecho a votar.  Tomemos distancia y pensemos en cómo encaja la ciudadanía en el proceso de inmigración a nivel general.

La inmigración puede considerarse como una membresía. Grupos diferentes tienen distintos tipos de membresía en función de las necesidades del grupo. Con frecuencia, hay varios niveles de membresía disponibles. Analicemos esto en términos de membresías a un autoservicio mayorista.

Las tiendas tipo depósito les ofrecen a sus miembros precios competitivos por comprar artículos en grandes cantidades. Como muchas personas saben, normalmente hay varios tipos de membresías disponibles, según lo que el cliente desea obtener de la experiencia con la tienda tipo depósito.

Por ejemplo, algunas tiendas pueden ofrecer a nuevos clientes una membresía de prueba o un pase de visitante.  Las membresías de prueba normalmente duran un período corto, quizás un mes, más o menos, y le otorgan al miembro una muestra de los beneficios disponibles. El próximo nivel de membresía normalmente es muy básico que otorga acceso a todas las oportunidades de ahorro estándares, pero no a beneficios especiales. Más allá de eso, puede haber una membresía de clase de negocios superior que otorga horas de compras extendidas para los que lleguen primero o programas de ahorro con descuento adicional.  Luego está la membresía VIP principal que otorga todos los beneficios y más, como puntos de recompensa en función de todas las compras realizadas en el año y otros incentivos. Cada uno de estos niveles de membresía suma más beneficios, pero también exige un nivel más alto de compromiso, normalmente en la forma de una mayor tarifa de membresía.

En un nivel muy básico, la inmigración puede ser igual que una membresía a EE.UU.  Las membresías de prueba se otorgan a turistas, visitantes de negocios y otras personas que viajan a EE.UU. por periodos muy cortos. Tienen permitido visitar EE.UU. y experimentar las diversas atracciones y culturas sin ningún compromiso real. Al finalizar este período de prueba, estas personas deben salir de EE.UU. o ascender al próximo nivel de membresía.

El nivel de membresía básico sería similar a las personas que llegan a EE.UU. a trabajar o a estudiar de manera temporal. Estas personas llegan a EE.UU. para visitas más largas pero no pretenden permanecer en el país de manera permanente. Tienen permitido experimentar muchas de las cosas que ofrece EE.UU., incluida la capacidad para trabajar o estudiar, dentro de ciertas limitaciones.  También tienen determinadas obligaciones, como el requisito de pagar impuestos por ingresos obtenidos.

Los residentes permanentes o titulares de la tarjeta verde de EE.UU. serían la membresía de clase de negocios en una tienda tipo depósito. Estos miembros pueden vivir, trabajar y estudiar en EE.UU. sin restricciones. Pueden disfrutar de casi todos los beneficios de EE.UU. Sus obligaciones incluyen el requisito de pagar impuestos, mantener residencia en EE.UU. e inscribirse en el Servicio Selectivo, en el caso de varones entre 18 y 26 años.

La clase VIP principal de membresía a EE.UU. sería la ciudadanía.  Los ciudadanos estadounidenses disfrutan del rango completo de beneficios en EE.UU., sin restricciones. También deben cumplir con más obligaciones, incluido el juramento de lealtad y fidelidad a EE.UU.

Nota importante: A cambio de lealtad y fidelidad a EE.UU., los ciudadanos estadounidenses pueden disfrutar de todos los beneficios que le ofrece el país sin restricciones.

Al igual que las membresías en autoservicios mayoristas, cada uno de estos niveles de inmigración tiene distintos beneficios y obligaciones. Normalmente hay algún método para ascender al próximo nivel de membresía.

¿Qué significa ser ciudadano?

Entonces, ¿qué significa exactamente ser ciudadano estadounidense?  Al igual que los residentes permanentes, los ciudadanos estadounidenses pueden vivir, trabajar y estudiar en EE.UU. sin restricciones. Asimismo, los ciudadanos estadounidenses tienen el derecho a votar en todas las elecciones: locales, estatales y federales.  Los ciudadanos son elegibles para ocupar puestos como candidatos electos y obtener puestos de trabajo en el Gobierno.  Normalmente, para los ciudadanos será más fácil ayudar a algunos de sus familiares a emigrar a EE.UU. Los ciudadanos estadounidenses también pueden viajar libremente fuera y dentro de EE.UU. No hay límites de tiempo que deban tener en cuenta.  Con un pasaporte estadounidense, los ciudadanos pueden salir de EE.UU. por el tiempo que deseen y regresar a casa sin tener que demostrar ninguna situación de “mantención de la condición”.

A cambio de estos beneficios, los ciudadanos estadounidenses deben jurar lealtad a EE.UU., renunciar a la lealtad hacia cualquier otro país extranjero, apoyar y defender la Constitución de EE.UU., y prometer servir en las Fuerzas Armadas cuando sea necesario.

¿Qué se necesita para ser ciudadano?

Algunas personas se convierten automáticamente en ciudadanos estadounidenses por nacimiento. Otras obtienen la ciudadanía estadounidense más adelante en sus vidas.  ¿Cuál es la diferencia?

Toda persona nacida en EE.UU. o bajo la jurisdicción de EE.UU., se convierte automáticamente en ciudadano estadounidense.

A estas personas se las denomina ciudadanos por nacimiento.

Haber nacido en EE.UU. no necesita explicación, pero, ¿qué significa nacer bajo la jurisdicción de EE.UU.?  Tener jurisdicción significa tener autoridad sobre algo específico. Por lo tanto, una persona nacida bajo la jurisdicción de EE.UU. nace bajo la autoridad de EE.UU. Esto significa que EE.UU. es el país gobernante de esa persona. Los hijos nacidos en EE.UU. no se considerarán ciudadanos estadounidenses si no están sujetos a la ley de EE.UU. Esto podría suceder si el padre o la madre del niño es un diplomático extranjero, dado que los diplomáticos extranjeros, o funcionarios, que llegan a EE.UU. por asuntos oficiales permanecen bajo la autoridad del Gobierno extranjero que los ha enviado aquí. Debido a esto, cualquier hijo de un diplomático extranjero nacido en EE.UU. también estará bajo la autoridad del país extranjero.  Del mismo modo, hay ciertas tribus esquimales y nativas americanas que no se rigen por el Gobierno de EE.UU.  Los hijos nacidos de estas tribus tampoco pueden ser ciudadanos por nacimiento si la ciudadanía estadounidense obstaculiza la ciudadanía tribal de la persona.

Aun cuando una persona no haya nacido físicamente dentro de EE.UU. puede recibir automáticamente la ciudadanía si ambos padres son ciudadanos estadounidenses, o si al menos uno de ellos fue ciudadano estadounidense durante un tiempo específico antes de que naciera el niño y cumplió con ciertas condiciones de residencia.

¿Qué sucede si una persona no nace en EE.UU. o si ninguno de los padres es ciudadano estadounidense? ¿Qué se necesita para convertirse en ciudadano estadounidense?

La vía hacia la ciudadanía estadounidense normalmente es larga e implica muchos pasos, incluida la residencia permanente legal. En este libro se analizará específicamente la solicitud de la ciudadanía luego de haber obtenido la residencia permanente.  Este proceso se denomina “naturalización”.

Para naturalizarse, un residente permanente debe cumplir con ciertos requisitos.  En primer lugar, solo los solicitantes mayores de 18 años pueden solicitar directamente la ciudadanía estadounidense.  Las solicitudes de ciudadanía para menores no se aceptan.  En segundo lugar, el solicitante debe haber sido residente permanente durante cierto tiempo Y debe demostrar presencia física en EE.UU. durante determinado tiempo.  La residencia continua y la presencia física son dos requisitos separados que no deben confundirse.  Estas se analizan con más detalle en los siguientes capítulos.  Los solicitantes de naturalización también deben tener buena reputación moral, poder leer y escribir en inglés, y poseer cierto conocimiento sobre la historia y el Gobierno de EE.UU. Todos estos requisitos se analizan con más detalle en los siguientes capítulos.

Nota importante: La ciudadanía estadounidense se puede obtener automáticamente por nacimiento o puede solicitarse mediante un proceso denominado “naturalización”.

¿Cómo solicita una persona la ciudadanía?

Una vez que el residente permanente haya cumplido con los requisitos mínimos de residencia y de presencia física, podrá presentar una solicitud de ciudadanía.  La solicitud de ciudadanía estadounidense se presenta mediante el Formulario N-400. En este formulario se realizan preguntas sobre los antecedentes de la persona, su historial migratorio, y sus actividades profesionales y sociales.

Durante el proceso de solicitud, se realizará un control de antecedentes para cumplir con el requisito de buena reputación moral.  También se programa una entrevista con un funcionario de Inmigraciones durante la cual se evaluará la habilidad del solicitante en el idioma inglés, y el conocimiento de la historia y el Gobierno de EE.UU. (a veces denominado educación cívica).

Una vez que se haya revisado favorablemente la solicitud de naturalización y que el solicitante apruebe los exámenes del idioma inglés y de educación cívica, este deberá tomar el juramento de lealtad hacia EE.UU. El juramento puede llevarse a cabo al momento de la entrevista o en una fecha posterior. Luego de realizar el juramento, se otorgará la ciudadanía y se emitirá un Certificado de Naturalización.

Otras opciones para obtener la ciudadanía

La ciudadanía estadounidense puede obtenerse de manera automática debido a un evento particular, concretamente un nacimiento en EE.UU., o puede obtenerse mediante un proceso de solicitud denominado “naturalización”.  Si bien en este libro se analizará el proceso de naturalización general, es importante tener en cuenta las diversas circunstancias que pueden otorgar la ciudadanía estadounidense automáticamente.

Ciudadanía por nacimiento

Con algunas excepciones, una persona nacida en EE.UU. se convierte automáticamente en ciudadano estadounidense.  Lo que puede resultar inesperado es que también hay personas que nacen fuera de EE.UU. que también son automáticamente ciudadanos estadounidenses. Si una persona nace fuera de EE.UU. y al menos uno de sus padres es ciudadano estadounidense, es posible que esta persona sea automáticamente ciudadana estadounidense o que pueda solicitar la ciudadanía estadounidense en función de su nacimiento.  Debido a que el Gobierno con frecuencia ha cambiado los requisitos específicos de residencia para que los padres les otorguen la ciudadanía de manera automática a sus hijos en el nacimiento, puede resultar complejo descubrir si un niño nacido fuera de EE.UU. es ciudadano estadounidense.  En general, en la siguiente lista se describen las situaciones en las que un niño nacido fuera de EE.UU. puede solicitar la ciudadanía estadounidense al momento de nacer:

  • Si ambos padres son ciudadanos estadounidenses y al menos uno de ellos ha residido alguna vez en EE.UU. durante algún tiempo antes de que naciera el niño.
  • Los niños nacidos el 14 de noviembre de 1986, o después de esa fecha, de al menos una madre o un padre ciudadano estadounidense que haya estado presente físicamente en EE.UU. durante un total de cinco años antes de que naciera el niño. Dos de los cinco años deben haber sido después de que la madre o el padre ciudadano estadounidense haya cumplido 14 años.
  • Los niños nacidos antes del 14 de noviembre de 1986 de al menos una madre o un padre ciudadano estadounidense que haya estado presente físicamente en EE.UU. durante un total de diez años antes de que naciera el niño. Cinco de los diez años deben haber sido después de que la madre o el padre ciudadano estadounidense haya cumplido 14 años.

Los padres de niños incluidos en una de estas categorías pueden presentarle un certificado de nacimiento del niño a un funcionario en la Embajada de EE.UU. más cercana.  El certificado es evidencia oficial de la ciudadanía del hijo.

Ciudadanía a través de los padres

Los niños menores de 18 años pueden beneficiarse del proceso de naturalización de sus padres sin tener que presentar su propia solicitud de naturalización.  Al igual que los hijos nacidos fuera de EE.UU. de al menos una madre o un padre ciudadano estadounidense, puede resultar complejo descubrir si un hijo puede beneficiarse de la naturalización automática según la fecha de nacimiento del hijo. En general, debido a que los hijos menores de 18 años no pueden solicitar la ciudadanía, pueden naturalizarse automáticamente (convertirse en ciudadanos estadounidenses) cuando al menos uno de sus padres se naturaliza. Para poder beneficiarse de la naturalización automática, el hijo debe ser menor de 18 años, ser residente permanente legal y residir físicamente en EE.UU. bajo la custodia legal de la madre o del padre naturalizado.