Devolver a México a solicitantes de asilo es una grave violación a los derechos humanos y al derecho internacional

"Esta política es una violación grave al derecho al asilo reconocido internacionalmente, que establece el principio de no devolución -la piedra angular del derecho de los refugiados- que garantiza el debido proceso para los solicitantes dentro de las fronteras del país que consideran seguro", sostuvo Óscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas

Un grupo de activistas sostiene una pancarta que dice: "Los centroamericanos que buscan asilo son refugiados", durante una protesta en mayo de 2016, en Los Ángeles. Ahora, la presidencia de Donald J. Trump ha decidido que los solicitantes de asilo deben permanecer en México mientras se tramitan sus solicitudes. Foto archivo EFE/Iván Mejía
Alianza Americas

Chicago, Illinois.- A partir de hoy, Estados Unidos impedirá que las personas solicitantes de asilo en la frontera sur de los EE.UU. puedan ingresar al país y les exigirá que esperen en México hasta la fecha de su audiencia de comparecencia ante un juez de inmigración.

Esta política es una violación grave al derecho al asilo reconocido internacionalmente, que establece el principio de no devolución -la piedra angular del derecho de los refugiados- que garantiza el debido proceso para los solicitantes dentro de las fronteras del país que consideran seguro. Óscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas, emitió una declaración en respuesta a este cambio.

Oscar Chacón, Director Ejecutivo de Alianza Americas, habla durante un mitin en apoyo a las madres y sus hijos que buscan asilo en Estados Unidos en Federal Plaza, en Chicago, Illinois. Foto Archivo Cortesía Joshua Lott / ACLU

Dijo que “este nuevo cambio de política no sólo es anti-estadounidense sino que es inhumano.

“La administración Trump provocó el cierre de gobierno federal en su obsesión por obtener financiamiento para un muro fronterizo innecesario, y ahora quiere cerrar las puertas a personas vulnerables, en su legítimo derecho de solicitar asilo, por una ‘crisis’ provocada por esta misma administración”, reclamó.

Chacón agregó que “estas decisiones irresponsables no eximen a Estados Unidos de actuar según el derecho internacional de los derechos humanos y de los refugiados que garantizan el debido proceso a los solicitantes de asilo. Estas normas internacionales han sido respetadas por gobiernos republicanos y demócratas durante setenta años, y por una buena razón: son lo correcto. Nos mantienen seguros a todos, ciudadanos de los Estados Unidos y solicitantes de asilo por igual”.

Sostuvo que “el desprecio de la administración Trump por los derechos humanos y la vida ha dejado a dos niños muertos bajo custodia de los Estados Unidos en tan solo dos meses. Sus ataques racistas han provocado el sufrimiento de miles de familias, separadas por las políticas de “Tolerancia Cero” a mediados del año pasado, y ahora las mantiene en la incertidumbre en condiciones peligrosas a lo largo de la frontera de EE.UU. – México”.

Oscar Chacón se refirió igualmente a las cifras que maneja el gobierno en materia de inmigración. Dijo que “el bloqueo a los solicitantes de asilo de Estados Unidos se justifica por una serie de estadísticas mentirosas para engañar al pueblo estadounidense. El hecho es que los cruces no autorizados en nuestra frontera sur se encuentran en mínimos históricos. Los extranjeros -inmigrantes, refugiados y asilados por igual- son mucho menos propensos a cometer delitos que los individuos nacidos en los Estados Unidos”.