Votantes rechazan en las urnas programa 287g en condado de Carolina del Norte

Una intensa campaña liderada por dos jóvenes sin derecho al voto logró que se rechazara en las urnas el programa 287-g que ha causado la deportación de más de 15.000 personas en el condado Mecklenburg

Miembros de varias organizaciones comunitarias celebraron la noche del 8 de mayo el triunfo en las elecciones de alguacil que implica que la política de mantener la colaboración de la policía con ICE mediante el programa 287g, no seguirá al derrotar al actual sheriff Irwin Carmichael, promotor de esta iniciativa. El alguacil electo, Garry McFadden, ha prometido cancelar el 287g tan pronto tome el control de la agencia de seguridad. Foto Inmigración.com / Mayra Arteaga
Mayra Arteaga / Inmigración.com

CHARLOTTE, NC.-  Con solo la fuerza de sus voces, la determinación de educar a la comunidad y escasos recursos económicos, el grupo local Comunidad Colectiva consiguió el 8 de mayo que Irwin Carmichael, Alguacil del Condado Mecklenburg, en Carolina del Norte, no lograra elegirse para un segundo término.

En unas primarias en las que el puesto del alguacil era disputado solo por candidatos demócratas, lo que implicaba que el ganador sería de hecho el próximo sheriff, el conteo final de los 195 precintos del condado Mecklenburg dio la ventaja del 52.17% a Garry McFadden, un policía retirado que desafió a Carmichael para llevar la dirección de la Oficina del Alguacil.

Carmichael terminó con el 20.36% de la preferencia de los electores y en el último lugar, luego que el también candidato Antoine Ensley logró el 27.47% de los votos.

El triunfo en las urnas significó para estos jóvenes y para la comunidad inmigrante la importancia unirse por un bien común.

Como una repetición de la historia de David y Goliat, dos jóvenes inmigrantes sin derecho al voto, Oliver Merino y Stefanía Arteaga, lograron derrotar con la fuerza del voto comunitario al poderoso alguacil del condado Mecklenburg, Irwin Carmichael, impulsor del programa 287g. Foto Inmigración.com / Mayra Arteaga

“Esto es un logro de la comunidad que se unió para pelear contra las injusticias”, dijo a Inmigración.com Stefanía Arteaga, miembro de Comunidad Colectiva, tras conocer los resultados de las elecciones primarias.

En una fiesta organizada para ver los resultados electorales, los jóvenes, vistiendo camisetas en las que quedaba clara su oposición al 287g, celebraron la victoria del ‘no’ a la continuidad de este programa.

En las balotas de votación no se hizo un referendo sobre este tema, pero se contaba con dos candidatos, Ensley y McFadden, quienes prometieron en numerosos eventos públicos que acabarían con este acuerdo voluntario de colaboración con ICE.

“La comunidad, no solo hispana, sino también anglos y afroamericanos entendieron que el programa 287g no tiene lugar en este condado”, destacó Oliver Merino, de Comunidad Colectiva. Agregó que “hace dos o tres meses mucha gente no tenía esta elección en mente y pensaba que Carmichael no podía tener competencia, pero demostramos que sí, logramos el compromiso de los candidatos y esta noche se vieron los resultados positivos para nuestra comunidad”.

Merino aclaró que el mandato de Carmichael concluirá en noviembre próximo y que antes de que McFadden tome el cargo, sostendrán una reunión para asegurarse que cumpla sus promesas de no solo acabar con el 287g, sino también romper con cualquier relación de colaboración con las autoridades migratorias.

En el primer debate público organizado por el Comité de Participación Ciudadana, Garry McFadden dijo que “lo primero que haré cuando llegue a la oficina como alguacil de Mecklenburg es romper este contrato de cooperación con ICE”, palabras que los jóvenes de Comunidad Colectiva han tomado muy en serio y se han propuesto garantizar que esta promesa sea cumplida.

Los arrestos de ICE en diversas comunidades en todo el país se han acentuado en parte por la colaboración de la policía con la agencia de inmigración mediante la aplicación del programa 287g. Foto archivo ICE

Educando con paciencia

Durante más de cuatro meses, Oliver Merino y Stefanía Arteaga, creadores del grupo Comunidad Colectiva, iniciaron una campaña educativa que buscaba informar a los residentes del condado sobre cómo la aplicación del programa de colaboración con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) rompe los débiles lazos de confianza entre las fuerzas del orden y la comunidad inmigrante, al tiempo que contribuye a la separación de las familias.

Asistiendo a debates, foros públicos, reuniones con miembros de iglesias anglosajonas y estudiantes universitarios, entre otros, los jóvenes activistas no escatimaron ningún esfuerzo para estar en todo lugar, a pesar de que ambos cuentan con trabajos a los que debían reportarse a diario.

“Sacrificamos mucho durante esta campaña. Perseguimos al sheriff para encararlo sobre este programa, estuvimos en todos los debates en los que se presentó y hablamos con personas de todas las razas para dejarles saber no solo sobre el 287g, sino también sobre las prácticas que implementa el sheriff en las cárceles del condado y cómo ha adoptado programas para lucrase de la comunidad carcelaria y de sus familiares”, destacó Arteaga, quien agregó que incluso estuvieron cerca de ser arrestados en un par de ocasiones.

Dentro de las actividades del grupo se incluyó la presentación de una carta de petición para que se cancelara el programa, firmada por más de 30 organizaciones comunitarias del estado. En un desafiante paso, se presentaron ante la Junta de Comisionados del Condado para exigirles el respaldo a la petición, medida que los oficiales electos se negaron a firmar.

Como parte de la campaña de Comunidad Colectiva cientos de carteles donde demanda la eliminación del 287g, con la etiqueta #VoteOutCarmichael fueron colocados a lo largo y ancho de la ciudad de Charlotte, con alta presencia de familias inmigrantes. La campaña de Carmichael respondió con rótulos donde se leía “287g=Safer Community”.

En su discurso de aceptación de derrota, Irwin Carmichael dijo que seguía firme en su decisión de mantener el programa 287g, porque es “cuestión de seguridad de nuestra comunidad y de la seguridad de los agentes de la oficina del sheriff”, agregando que  “grupos como ACLU e individuos en la comunidad se encargaron de llevar a cabo una campaña de desinformación y difamación contra nuestra agencia y esas son fuerzas externas que terminaron haciendo que el pueblo de Mecklenburg hiciera su decisión”.

Esfuerzo de todos

Al trabajo de Comunidad Colectiva se sumaron los esfuerzos de organizaciones como la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) capítulo Carolina del Norte, La Coalición Asiática del Sureste, Familias Unidas, el Comité de Participación Ciudadana, la Asociación Cultural Puertorriqueña de Charlotte, UNISAL y La Coalición Latinoamericana (LAC) que llevaron adelante iniciativas que incentivaban al voto latino a hacer valer su voz.

Aunque la Junta de Elecciones del Condado Mecklenburg aún no ha desglosado la etnicidad de los votantes, los grupos activistas latinos suponen que esta vez, los hispanos con derecho al sufragio, casi 30.000, decidieron tomar acción.

En las primarias del 6 de mayo de 2014, un total de 63.893 personas emitieron su voto (9.64% del universo votante) y en las del 7 de junio de 2016 la participación en las urnas fue de solo 55.085 o el equivalente al 8.3% del total de registrados.

El 8 de mayo de 2018, la participación ciudadana logró un histórico 11.04%, lo que implicó que 78,957 votantes se volcaran a las urnas en elecciones primarias.