El ombudsman de Guatemala le pide al Gobierno no ser pasivo ante la migración

"Esperamos que el Gobierno, la autoridad migratoria (...), no tenga una actitud tan pasiva como la pasada caravana", aseguró el magistrado de conciencia a los medios de comunicación durante una gira de trabajo en el departamento de San Marcos

El ombudsman de Guatemala pide a su Gobierno no ser pasivo ante la nueva caravana de migrantes de Honduras que cruzan su territorio. En la imagen un registro del titular de la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala, Jordán Rodas. Foto EFE/Archivo
EFE

Ciudad de Guatemala, Guatemala.- El titular de la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala, Jordán Rodas, manifestó hoy su deseo de que el Gobierno no sea pasivo ante la segunda caravana de migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños, que está cruzando el país.

“Esperamos que el Gobierno, la autoridad migratoria (…), no tenga una actitud tan pasiva como la pasada caravana”, aseguró el magistrado de conciencia a los medios de comunicación durante una gira de trabajo en el departamento de San Marcos.

Cerca de 500 migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños, cruzaron este jueves 17 por la tarde el paso fronterizo de Tecún Umán para continuar su camino por México.

En atención a las indicaciones de las autoridades guatemaltecas y mexicanas, los migrantes entregaron sus documentos, se formaron y aguardaron horas por un turno para seguir su camino.

La noche del miércoles, más de medio millar de migrantes, entre ellos ancianos, mujeres, hombres y niños, durmió en Ciudad de Guatemala y este jueves reanudaron su camino.

Según el Instituto Guatemalteco de Migración, desde el pasado lunes 14 hasta la noche del miércoles 16 habían ingresado 1.701 hondureños a Guatemala, de los cuales 1.219 son hombres (1.030 mayores de edad) y 482 son mujeres (346 adultas).

Ante esta nueva caravana, después de la primera que atravesó Guatemala el año pasado, el titular de la Procuraduría de los Derechos Humanos reiteró su preocupación por una migración provocada por “la desigualdad, la pobreza y la corrupción” y que “va a seguir replicándose mientras no se resuelvan los problemas de fondo”.

Rodas, quien recordó el derecho a migrar de cualquier persona, dijo que están en coordinación con las autoridades de derechos humanos mexicanas para que “independientemente de la nacionalidad” los migrantes tengan “un trato digno”.