Cuatro inmigrantes desaparecidos al volcarse balsa en río fronterizo

Entre los desaparecidos están un bebé de nueve meses, un menor de siete años y otro de aproximadamente la misma edad, informó la publicación digital The Texas Tribune, que citó a funcionarios

Miembros del grupo Beta de ayuda a migrantes ayudan a las personas pertenecientes a las caravanas migrantes que tratan de cruzar a territorio estadounidense a través del Río Bravo, en Piedras Negras (México). Varios migrantes centroamericanos sucumbieron a la fuerza de las aguas y están desaparecidos, revelaron las autoridades fronterizas. Foto archivo EFE/Miguel Sierra
EFE

Washington, DC.- Al menos cuatro inmigrantes, entre ellos tres niños, eran buscados hoy por autoridades después de que se volcara la balsa en la que intentaban cruzar el río Grande, entre México y el país, informaron medios locales.

Entre los desaparecidos están un bebé de nueve meses, un menor de siete años y otro de aproximadamente la misma edad, informó la publicación digital The Texas Tribune, que citó a funcionarios.

El hecho, que no sido confirmado aún por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés), ocurrió el miércoles alrededor del 21.45 (hora local).

La balsa se volcó con nueve inmigrantes centroamericanos a bordo cuando intentaban cruzar el río, conocido como Río Bravo o del Norte en México, en dirección a Texas.

Tres integrantes del grupo de migrantes fueron encontrados por agentes fronterizos que rescataron a otros dos ocupantes de la embarcación, incluido un niño que logró llegar a una isla en el medio del río y que fue llevado al hospital.

Agentes del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS) dijeron que desconocían la nacionalidad de los inmigrantes.

La versión periodística indicó que los ahogamientos y el rescate de migrantes a lo largo del río Grande ocurren con frecuencia, aunque los riesgos se han incrementado en las semanas recientes debido a la crecida a raíz de las lluvias primaverales.

The Texas Tribune indicó que los pasos fronterizos no autorizados sobrepasaron los 103.000 en marzo pasado, la cifra más alta de los últimos 12 años.