Autoridades toman acción ante saturación de albergues en la frontera

"Estamos viviendo una verdadera crisis humanitaria en la frontera. A medida que los números de inmigrantes se han incrementado, estamos llegando a nuestra máxima capacidad", dijo en una declaración a Efe el alcalde de Tucson, Jonathan Rothschild

Activistas reparten ropa y comida a unas madres y a sus hijos, en la estación de autobuses de la compañía Greyhound en Tucson, Arizona. El incremento de familias dejadas libres por la Patrulla Fronteriza ha obligado a los alcaldes de ciudades fronterizas con México, a buscar soluciones y apoyo entre sí para evitar que permanezcan en las calles. Foto archivo EFE/Paula Díaz
EFE

Tucson, AZ.- Los albergues en ciudades fronterizas en estados como Arizona y Nuevo México se encuentran operando a su máxima capacidad, según han alertado las autoridades locales sobre las familias de inmigrantes que continúan siendo liberadas por la Patrulla Fronteriza.

“Estamos viviendo una verdadera crisis humanitaria en la frontera. A medida que los números de inmigrantes se han incrementado, estamos llegando a nuestra máxima capacidad”, dijo en una declaración a Efe el alcalde de Tucson, Jonathan Rothschild.

En esta ciudad, como en otras, las diferentes agencias locales coordinan esfuerzos para brindar ayuda y están abriendo nuevos albergues, en algunos casos improvisados, para afrontar el alto número de familias que cada día son liberadas por las autoridades federales.

Esta semana, Tucson abrió un albergue adicional dentro de un centro de recreaciones para dar cabida a inmigrantes que han sido detenidos incluso en otros puntos de la frontera como El Paso (Texas) o San Diego (California).

El Servicio de Comunidades Católicas comenzó a operar el pasado enero un albergue con capacidad para 400 personas dentro del Monasterio Benedictino, que se encontraba vacío, pero que en la actualidad llegó a su límite y ante ello la ciudad debió improvisar el nuevo albergue, que tiene capacidad para 120 personas.

“No podíamos permitir que 100 o más personas fueran dejados solos en las calles”, justificó Rothschild, en la misma semana que la ciudad de Yuma, en la frontera de Arizona, declaró el estado de emergencia ante el flujo de familias liberadas.

En Nuevo México, desde la semana pasada la Patrulla Fronteriza ha liberado alrededor de 1.300 inmigrantes y las autoridades han debido de establecer un albergue temporal al interior del gimnasio de la escuela secundaria de Las Cruces, por estos días cerrada debido a las celebraciones de la Semana Santa.

“Este albergue es temporal (operará solo hasta el martes) y es una forma de dar un respiro a otros albergues a través del Condado de Santa Ana, que se encuentran a su máxima capacidad”, dijo en una declaración enviada a Efe Ken Miyagishima, alcalde de la ciudad de Las Cruces, en Nuevo México.

Alcaldes de ciudades como Albuquerque y Santa Fe comenzarán a “rotarse” para recibir a las familias inmigrantes cuando son liberadas por la Patrulla Fronteriza, y así aliviar la carga de los albergues que se encuentren saturados.

“Un día una ciudad tomará un grupo, al otro día otra ciudad, al siguiente otra… De esta manera, en vez de recibir inmigrantes todos los días, cada ciudad los recibirá cada tercer día”, explicó.

Miyagishima agregó que la mayoría de los migrantes no permanecen más de 48 horas dentro de un albergue ya que buscan reunirse con sus familias en otros puntos del país.