Un niño inmigrante de ocho años, originario de Guatemala, murió el 25 de diciembre en un hospital del estado de Nuevo México por causas que aún se desconocen y después de haber sido detenido por cruzar ilegalmente la frontera con México, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).