A pesar de las evaluaciones de los expertos, el Departamento de Seguridad Nacional decidió suspender el estatus legal de unos 2.500 nicaragüenses y más de 50.000 haitianos en noviembre de 2017, seguido de la terminación del TPS para más de 257.000 salvadoreños y hondureños en enero y mayo de este año

El Departamento de Seguridad Nacional anunció el fin del programa migratorio que permitía a miles de hondureños residir y trabajar en EE.UU, aunque la suspensión no se hará efectiva hasta dentro de 18 meses, el 5 de enero de 2020, para favorecer una “transición ordenada”

Esta comunidad se ha movilizado en Washington en los último meses para pedir una nueva prórroga del alivio migratorio de 12 a 18 meses, aunque prevé recibir antes de este viernes una decisión negativa, similar a la suspensión anunciada por el Gobierno del presidente Donald Trump del TPS para salvadoreños, haitianos, nicaragüenses y nepalíes

HRW exhortó al Gobierno estadounidense a que “respete y proteja” a las familias en el marco de sus políticas migratorias y “proporcione un proceso de legalización que proteja eficazmente los derechos básicos de los aproximadamente 11 millones de inmigrantes” indocumentados

Esta fue la última renovación del TPS para El Salvador, pues el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció a principios de enero el fin del programa, de forma que los 190.000 salvadoreños beneficiados tendrán que salir del país o buscar otras formas de quedarse antes del 9 de septiembre de 2019

Para el presidente de la Cámara de Comercio Latina, en Las Vegas, Nevada, Peter Guzmán, el problema al que se enfrentan hoy los “dreamers” se debe a que el tema migratorio se ha politizado y ha sido usado como un arma de campaña sin tener en cuenta que de por medio hay vidas humanas con las que se está jugando.