Minerva Cisneros, de 41 años de edad, tenía una orden para salir del país a fines de este mes por eso permanecía refugiada en la iglesia Congregacional Unida de Cristo al que ingresó el pasado 29 de junio junto a sus dos hijos menores, Antonio, de 6 años, y Mateo, de 3, ambos ciudadanos estadounidenses