Donald Trump reunió en la Casa Blanca a legisladores y a funcionarios federales y estatales para hablar de las jurisdicciones “santuario”, unas 200 ciudades y condados que no destinan recursos a perseguir a inmigrantes y se niegan a informar a las autoridades federales del estatus migratorio de las personas detenidas

La Administración Trump pidió revisar este caso (Nielsen contra Preap) en mayo, argumentando que la novena corte de apelaciones, con sede en San Francisco (California), se equivocó al decidir que los inmigrantes condenados pueden ser liberados después de ser descargados de la custodia penal si el DHS no interviene inmediatamente

Activistas y beneficiados reconocen que la preocupación para los salvadoreños, el mayor grupo de inmigrantes que quedaron al borde del desamparo tras la decisión de la Administración del presidente Donald Trump de no extender el beneficio, quedó patente mientras se realizaban los trámites de renovación

El grupo, que tiene capítulos en ciudades como Los Ángeles, Nueva York, Seattle y Chicago, realizará simulacros de sufragios, para así “vigilar la intención de voto”, además de reuniones con congresistas estadounidenses, manifestaciones y encuentros públicos, y difusión en las redes sociales