Los funcionarios, que no detallaron si llegaron a algún acuerdo concreto, se reunieron en la Casa Presidencial, con el objetivo de buscar “puntos en común para solucionar el problema al que están sometidos los 190.000 beneficiarios salvadoreños del TPS”, que vencen en septiembre de 2019

Desde tempranas horas del día, se comenzó a esparcir en las redes sociales el mensaje de la campaña coordinada por la organización “I Am An Immigrant” (Yo soy un inmigrante) bajo el hashtag #ToImmigrantsWithLove que fue replicado por cientos de activistas, políticos y celebridades alrededor de todo el país

Los “cuatro pilares”de Trump son: una solución duradera para DACA, levantar un muro con México, acabar con la “lotería de visados para la diversidad”, que asigna aleatoriamente hasta 50.000 visados a extranjeros, y terminar con el actual sistema de reagrupación familiar, conocido por sus detractores como “migración en cadena”

El objetivo del debate es sustituir el programa DACA, que expira el próximo 5 de marzo y protege de la deportación a unos 690.000 indocumentados que llegaron al país de niños, pero la Casa Blanca ha exigido que cualquier proyecto de ley sobre ese tema incluya fondos para el muro y reformas al sistema de migración legal

Martínez concluyó recientemente, junto a un grupo de diputados salvadoreños, una gira por el país norteamericano en la que se reunió con más de 15 congresistas y diferentes líderes de la sociedad civil para gestionar una alternativa a los compatriotas amparados al Estatus de Protección Temporal (TPS)

Los fiscales se oponen a la adición de una nueva pregunta en el censo que creen que disminuirá la participación entre los inmigrantes, lo que a su vez dañará “desproporcionadamente” a los estados y las ciudades con grandes comunidades de inmigrantes, que pueden perder fondos federales y escaños